Noche de seducción.

30 septiembre, 2010 at 1:39 (Sin categoría) (, , , )

 

Dos cuerpos apasionados en medio de una habitación iluminada solo por la luz de dos velas que se consumen con lentitud, descubriendo sensaciones, sabores, olores, placeres insospechados, gozo, lujuria, satisfacción, sensualidad, emociones que se funden en nuestro interior, impregnadas en nuestra piel. Lentamente comenzamos el juego de la seducción. Beso tus labios, aspiro tu aliento reconozco el sabor de tu boca, tu lengua, tu saliva, bajo por tu cuello, te siento estremecer, recorro tu nuca, tu oído izquierdo, acaricio tu espalda, jugueteo con los botones de tu blusa, mientras comienzas a liberarte de tus inhibiciones, dejando atrás tus manías, deseando fundir tu cuerpo con el mío, mezclando nuestros sudores. Tu ropa cae al suelo llevándose consigo tus prejuicios y temores.

Contemplo tu cuerpo desnudo admirando tu extraordinaria belleza, eres una chica tan hermosa que justo seria decir que ya no se puede más. Me miras y me doy cuenta de que percibes mis pensamientos, sabes que te idolatro, te idealizo, que me hipnotizas, entonces entiendo que las palabras son innecesarias, que mi mirada es el perfecto vinculo de comunicación que transmite todo lo que por ti siente mi corazón.

 

Mis manos tocándote, nuestras pieles desnudas, mis besos encendiéndote, tratan de vencer tu casi nula resistencia, luchando contra tus ideas que no te permiten liberarte, que te esclavizan, debes tomar la difícil decisión entre continuar y detenerte, entre la inocencia y la experiencia, en seguir siendo niña o dar paso a la mujer que ansiosamente quiere manifestarse en ti, pidiendo la oportunidad de que la dejes salir y se convierta en tu esencia, la dulce sensualidad de mujer que llevas, sin saberlo en tu interior, y que me ha llevado por caminos que me hacen perder la cordura y la razón, que vuelven loco a este hombre solitario que te ama con intensa pasión.

Es un instante en el que te siento completamente, eres parte de mí, desearía entonces poder detener el tiempo y hacer de este momento algo eterno, pero es imposible, me invade una explosión intensa, un temblor de tierra, te observo detenidamente y me pregunto si sentirás lo mismo, aunque se que es algo que no hace falta, todos tus gestos te delatan, tu cuerpo se contrae en un primer éxtasis y por un momento alcanzamos el paraíso sin proponérnoslo. Pero es solo un instante, aunque es el tiempo suficiente para saber, que a pesar de que no lo quiera aceptar, ya nunca más podré separarme de ti.

Cierras los ojos, fingiendo dormir, te observo de manera absorta, luces tan vulnerable, que se que no podré tocarte mientras estés dormida, porque perturbaría tus sueños, y me perdería de ellos, y entonces mi imaginación cesaría y no tendría nada nuevo que descubrir en tus largos periodos de introspección, de duda, de ira o de amor.

AHE

Anuncios

Permalink Dejar un comentario

Recuerdos de un amor perdido

16 septiembre, 2010 at 21:46 (Sin categoría) (, , )

Hace tanto tiempo de aquellos días que no los recuerdo muy bien ahora, creí que el amor que sentía por ti había muerto y era imposible revivirlo, convencido estaba de ello y sin embargo apareciste de nuevo. A primera vista no pude reconocerte, te observé de perfil y te vi diferente, has cambiado mucho, no logré hacer coincidir tu imagen con la que mi mente guardaba, con aquel recuerdo mas antiguo que de ti tenía, cuando un día de septiembre te hablé al salir de clases. Hoy, muchos años después de eso, al verte a la salida del hospital me sentí confundido y te confundí con alguien mas, por un momento tuve miedo, porque mi mente tardó en reaccionar y reconocerte, el temor de que algún día no podría reconocerte se hizo presente, pero solo fue un instante, un momento gris que espero no volver a sentir.

Se que la vida nos cambia a todos, pero a ti te ha cambiado para bien, eres mas alta, fue lo primero que noté, eres tan bella o quizás mas aun que antes, me impresionaste, sobre todo me impactó tu madurez, tu forma de caminar, tu andar seguro y erguido y con la mirada decidida, pero con unos ojos diferentes a los que solía ver cada tarde de nuestra adolescencia, en ellos vi algo que no acabo de comprender del todo, no me dijeron si hay alguien en tu corazón, tal vez lo halla, porque eres un ser especial, mágico y alguien como tú no merece estar sola, pero se que con certeza no has alcanzado la felicidad completa a su lado. Comprendo que también en tus ojos se reflejaba una forma de ver la vida distinta de la manera en que yo la veo, tienes un destino trazado, un camino definido en el que se ve tu porvenir. Debes tener ahora 22 años o tal vez hayas cumplido 23, los mismos que yo, aunque no estoy seguro de ello, mi mala memoria evita que lo recuerde, te noto mas segura de ti misma, eso me mostró la voz que de ti surgía clara y firme, diferente un poco a la que yo conocía, lo demás de ti es tal y como lo recuerdo, el pelo negro, largo y rizado que se ha convertido en una de mis obsesiones, y que busco, sin haber encontrado, en las innumerables chicas que por mi vida han pasado, me pareció ver que te lo has cortado o fue lo que me permitió ver el broche que sujetaba tu pelo.

Al despedirte, mi mirada se detuvo en tu espalda breve y tu cintura estrecha, cubiertas por la sudadera que servia de uniforme a una preparatoria a la que nunca fuiste, noté tus jeans un poco desgastados por el tiempo que ha pasado no solo sobre ellos, sino también sobre ti y sobre mi.

Hoy puedo decir que lo que me dejó aquella visión casi fugaz, es que por fin entendí el concepto de belleza, eso eres para mi, la definición perfecta de esa palabra, el significado completo, que solo yo podré comprender, y hoy lo pude comprobar claramente, no tienes  el cuerpo de una súper modelo, y quizás nunca lo tendrás, no eres tan exuberante como otras mujeres, pero en cambio en ellas no podría ver la sensualidad, ni elegancia, ni la belleza pura que posees, que puede no ser tan provocativa, pero a cambio tienes el don de cautivar a todos, con el simple hecho de sentir la cercanía de tu cuerpo. Para los ojos de los demás, podrá haber chicas más atractivas que tú, para mí, nunca habrá nadie igual, capaz de despertar en mí estas sensaciones maravillosas, difíciles de describir completamente, que me enamorarán cada vez que te vea y con mayor fuerza cada día.

Eso eres para mi, yo para ti ya no soy nada. Y aunque el destino me diga que nunca juntos estaremos, jamás habrá cabida en mi mente para esa idea, es verdad que el destino lo formamos nosotros mismos, y en el mío siempre estarás tú como la respuesta a todas mis preguntas, o la alegría de todas mis tristezas, porque eres lo que a Dios le he pedido desde siempre, desde que encontré el amor que buscaba, eres mi razón para vivir, la justificación que me hacia falta, eres quizás lo único que me haya pasado en la vida.

Eres la fuerza que me hizo y hace crecer, y sin embargo entiendo una verdad completa y muy grande al verte alejar, me entristece y sé que de quedarme aquí mirándote desaparecer de mi vida no podré evitar llorar, pero no me muevo, mientras el sentimiento crece y duele, porque destruye mis ilusiones. Porque me doy cuenta que lo que siento es un sentimiento muy fuerte, más grande aun que la vida y la muerte, más allá del bien y del mal, porque es un amor imposible, porque eres inalcanzable, porque 2 mundos lejanos y divergentes, nunca podrán reencontrarse, y aunque yo lo anhele, nunca mas a mi lado estarás y ¿olvidarte? No se si pueda, no se si lo quiera, porque eres tu la que me hace querer ser un hombre mejor, la que me provee de ilusiones y sueños que solo por ti y para ti podré algún día cumplir, aunque no estemos juntos para compartirlos, aunque no sepas que eres el motor que me mueve, el eje en torno al cual mi mundo gira, puede que tal vez algún día mi mayor anhelo se haga realidad, y es lo que deseo ahora y desde siempre. Solo se que lo único cierto es que siempre estarás aquí conmigo, en esencia y tal vez no en presencia, nunca podrás irte, nunca dejaré que lo hagas, porque el amor puede ser mayor aun que el deseo y el goce corporal que he tenido y lo que siento es una de las variantes del amor, anhelo por lo que no se tiene, pero que estará siempre ahí, que es algo inmortal, intangible y eterno en la memoria de mi corazón y que solo morirá, cuando yo muera.

Para Claudia

Permalink Dejar un comentario