Noche de seducción.

30 septiembre, 2010 at 1:39 (Sin categoría) (, , , )


 

Dos cuerpos apasionados en medio de una habitación iluminada solo por la luz de dos velas que se consumen con lentitud, descubriendo sensaciones, sabores, olores, placeres insospechados, gozo, lujuria, satisfacción, sensualidad, emociones que se funden en nuestro interior, impregnadas en nuestra piel. Lentamente comenzamos el juego de la seducción. Beso tus labios, aspiro tu aliento reconozco el sabor de tu boca, tu lengua, tu saliva, bajo por tu cuello, te siento estremecer, recorro tu nuca, tu oído izquierdo, acaricio tu espalda, jugueteo con los botones de tu blusa, mientras comienzas a liberarte de tus inhibiciones, dejando atrás tus manías, deseando fundir tu cuerpo con el mío, mezclando nuestros sudores. Tu ropa cae al suelo llevándose consigo tus prejuicios y temores.

Contemplo tu cuerpo desnudo admirando tu extraordinaria belleza, eres una chica tan hermosa que justo seria decir que ya no se puede más. Me miras y me doy cuenta de que percibes mis pensamientos, sabes que te idolatro, te idealizo, que me hipnotizas, entonces entiendo que las palabras son innecesarias, que mi mirada es el perfecto vinculo de comunicación que transmite todo lo que por ti siente mi corazón.

 

Mis manos tocándote, nuestras pieles desnudas, mis besos encendiéndote, tratan de vencer tu casi nula resistencia, luchando contra tus ideas que no te permiten liberarte, que te esclavizan, debes tomar la difícil decisión entre continuar y detenerte, entre la inocencia y la experiencia, en seguir siendo niña o dar paso a la mujer que ansiosamente quiere manifestarse en ti, pidiendo la oportunidad de que la dejes salir y se convierta en tu esencia, la dulce sensualidad de mujer que llevas, sin saberlo en tu interior, y que me ha llevado por caminos que me hacen perder la cordura y la razón, que vuelven loco a este hombre solitario que te ama con intensa pasión.

Es un instante en el que te siento completamente, eres parte de mí, desearía entonces poder detener el tiempo y hacer de este momento algo eterno, pero es imposible, me invade una explosión intensa, un temblor de tierra, te observo detenidamente y me pregunto si sentirás lo mismo, aunque se que es algo que no hace falta, todos tus gestos te delatan, tu cuerpo se contrae en un primer éxtasis y por un momento alcanzamos el paraíso sin proponérnoslo. Pero es solo un instante, aunque es el tiempo suficiente para saber, que a pesar de que no lo quiera aceptar, ya nunca más podré separarme de ti.

Cierras los ojos, fingiendo dormir, te observo de manera absorta, luces tan vulnerable, que se que no podré tocarte mientras estés dormida, porque perturbaría tus sueños, y me perdería de ellos, y entonces mi imaginación cesaría y no tendría nada nuevo que descubrir en tus largos periodos de introspección, de duda, de ira o de amor.

AHE

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: