Divagaciones y recuerdos.

22 abril, 2012 at 20:18 (literatura) (, )

En cada momento, a cada paso, sin importar a donde vaya, encuentro huellas, cicatrices, voces, vestigios de que alguna vez estuviste aquí. Entre estos brazos, bajo esta piel, abarcando cada espacio de la habitación, llenando cada instante de mi tiempo, inyectándome de vida, diluyendo con tu presencia esta soledad que me abrumaba.

Pero solo son premoniciones que vaticinan que tu recuerdo estará presente por largo tiempo, me anuncian que dejar de pensar en ti será algo complicado, porque sin importar cuanto me acercaba, siempre rehuías, tantos puentes construí que de nada sirvieron porque únicamente encontré barreras en ti.

De pronto en medio de esa cercanía aparente, nos fuimos recortando las llamadas, las salidas, el tiempo juntos, hasta que un día volvimos a ser lo que siempre fuimos: dos extraños.

Todo se perdió, solo quedaba tu voz que a veces llamaba y mis cartas que recibías sin leer, que no era lo suficiente para animar nuestras soledades.

Envueltos en esta distancia ficticia que volvimos tan real, cuando quisimos terminarla, estábamos tan lejos el uno del otro que fue mejor seguir inventando lejanía en memoria de los buenos tiempos vividos y no dejar que una cercanía que no deseabas, nos llenara de amargura los bellos recuerdos.

La inevitable e impostergable partida sucedió, una cruel despedida que solo dejó destrozos, aumentando con ello la desidia en mi corazón, esta apatía desgastante que acaba con mis débiles ganar de amar, te marchaste lentamente convirtiéndote en uno más de mis recuerdos dolorosos.

Desde ese día no quiero recordarte, intento perder la memoria a cada paso, pero cada paso me lleva de nuevo a reconocerte y reconocerme en tu imagen que a veces parece irse quedando atrás, desvaneciéndose en un tiempo que ahora está tan lejano como nosotros de él, pero es sin embargo un espejismo que confunde, de pronto cierro los ojos y esa imagen que creía tan distante, reaparece y se vuelve nítida, creciendo en mi mente, llenándola de forma tal que no me queda espacio para pensar en nada que no seas tú.

Entiendo que tu belleza hiere, duele saber que me duele, porque es igual el miedo de volver a encontrarte, como de perderme en la inmensa nostalgia que se agolpa en cada calle de esta ciudad tan llena de ti, tan llena de nosotros, tan llena de lo que fuimos.

Va a tardar en llegar y no me importa, lo habré esperado mucho tiempo, inevitablemente tendré que partir, esperando tropezar con él en este largo camino.

El tan anhelado y a veces necesario olvido.

AHE

Imagen

Photo by: laurenewalters

Anuncios

Permalink 4 comentarios

Soledad

10 abril, 2012 at 17:13 (literatura) ()

La que llena mi pensamiento, me aniquila y envenena,

porque en este camino infinito lleno de oscuridad

a cada paso siento como falta el aire para respirar.

O soy solo yo el que, cansado de esta condena,

de esta carga congénita de total infelicidad

intento de cualquier manera simplemente olvidar.

 

Olvidar que me ha invadido, que es una huella

que con el paso del tiempo parece aumentar,

vestigio imborrable de esta, mi triste realidad.

Más  tengo la esperanza de reencontrarla a ella

para que su sola presencia me haga recordar

los momentos que vivimos llenos de felicidad.

AHE

Permalink Dejar un comentario