De insomnios y nostalgias.

12 agosto, 2013 at 0:52 (literatura)

Lo despertó el recuerdo.

Nuevamente como ayer se descubrió pensando en ella. Se sintió extraño. Diferente. Inquieto. Se preguntó ¿por qué ahora? Después de tantos meses sin sentir nada, creía que había sabido olvidar. Ese recuerdo repentino le atormentó, porque volvían los presagios. De ella no tenía nada, no quedaba nada. Al menos estuvo seguro de ello cuando dijo adiós argumentando la falta de amor ante la compañía tan esporádica y efímera que ella solía ofrecer. Difícilmente llegaría a sentir amor por alguien así, sabía cuánto le costaba amar cuando no desarrollaba un sentido de pertenencia.

Sintió miedo. Ahora comprendía mejor el sentimiento del primer día. Había regresado. Su mal congénito. Su nostalgia intransigente que le provocaba angustia. Se creía curado de ese mal del corazón. Pero no, de nuevo había sobrevivido. Seguía latente en alguna parte de su ser a la que había dejado de acudir, pensando que sería una buena solución para olvidar.

Tomó su celular y, mirando su fotografía, pensó en llamarla, pero de inmediato desechó esa idea, no tenía caso, no sabía cuál sería su reacción al escucharlo.

Nunca supo cuánto de él había dejado en ella, a menudo se preguntó si a pesar de su intermitencia y su compañía inestable el recuerdo del amor en su corazón persistiría. Tantas eran las preguntas que de nuevo volvían, así como los ecos en su mente, esos murmullos de nostalgia que muchas veces eran una tortura en su memoria.

Estaba claro que él esperaba ese golpe de nostalgia. Solo que ésta vez había tardado más de lo acostumbrado, no sabía a ciencia cierta porque tardó tanto en llegar. El tiempo de los recuerdos es extraño y golpea inesperadamente, pero de manera inexorable, eso lo había vivido tantas veces sin lograrse acostumbrar.

Jamás estuvo consciente de que forma llegó ella a su vida. Tan repentino fue su arribo, que de pronto se descubrió compartiendo no solo una parte de su vida, sino también la noche junto a ella, haciéndole el amor sin saber bien por qué razón, si era soledad, egolatría o necesidad de cariño. Durante esas noches que le parecían estarlas viviendo desde lejos, se sentía ausente, tal vez porque el amor nunca llegó. Se preguntaba qué tan presente estuvo el deseo en esos encuentros; porque rememoraba lo difícil que era para él alcanzar su éxtasis personal, y después, al mirarla a ella llegar tan fácil, tan espontánea e incontenible, dudaba que solo estuviera presente el deseo, lo que ella sentía por él era amor, pero la confirmación de esa certeza en lugar de ayudarle le afectaba más, se sentía extraño, incompleto, e incluso estando ahí, en esos momentos de íntima y profunda compañía, tenía la impresión de estar ocupando un lugar que no le pertenecía.

Aquella ráfaga de nostalgia le trajo de nuevo a la mente las vivencias de su primera noche juntos. Recordó la pena que ella tenía al dejarse desnudar bajo esa luz serena que todo iluminaba; lo inhóspito que le parecía su cuerpo en la breve oscuridad, donde ella se sentía segura de amar y ser amada. Siempre le pareció una mujer diferente, ella posaba su mirada y contagiaba con su brillo las ansias de entregarse sin dudar. Su frágil y delgado cuerpo llenaba una habitación que desprendía un aroma de amor emergiendo luminoso, a contraluz, confirmando la sensación de estar abrazado de un sentimiento súbito, que en ella se había hospedado desde hacía mucho tiempo, pero que él recién descubría en esa noche anhelada, donde lo planeado era dormir sin dormir, soñarse sin soñar, abrazar sin entregarse y fundirse juntos en el silencio de esa noche callada que los hizo cómplices, una noche remota donde, por un momento, pensó que el amor volvería a encontrar.

El mayor recuerdo que le quedaba de esa noche, era la sensación imperante de que fue una velada peculiar, particularmente incómoda como especial, atormentados por el calor fue imposible conciliar el sueño, por lo que sin poder dormir conversaron toda la noche hasta el amanecer, olvidándose así de ese aire que quemaba, quizás porque eran sus mismos cuerpos los que provocaban ese ambiente cálido, (ella de espaldas, él abrazándola mientras al oído le contaba sus más recónditos secretos, ocultando lo innegable, pero evadiendo el tema del amor).

Lo que muchas veces se preguntó, fue si esa sensación de satisfacción que experimentaba al notar el brillo en su mirada y el hecho de hacerla sentir amada en esos momentos eternos, podía ser un sentimiento que, visto desde lejos y por otros ojos, pudiera confundirse con amor. Jamás le confío a nadie ese secreto, ni siquiera a su mejor amigo, que muchas veces al verlo sonreír junto a ella, le preguntó si realmente era feliz, si había olvidado su antigua promesa de solo estar y hacer el amor con la mujer que amara, y de esta forma respetarse y respetarla. «La mejor forma en la que puedo respetarla es haciéndole el amor como nadie nunca, cada vez que ella se me entregue». Le dijo un día, sin saber si lo dijo en voz alta como para ser escuchado. El silencio de su amigo fue tal vez la aprobación o desaprobación que obtuvo ante tan natural y a la vez absurda justificación.

Entre ella y él todo parecía estar en calma aparente, pero la tormenta no faltaba, porque siempre quedaban las dudas, tan presentes como su sinceridad inoportuna, no sabía mentir cuando ella preguntaba si la llegaría a querer dentro de poco, él se limitaba a guardar silencio, abrazándola fuerte e intentando que un beso calmara sus dudas o incrementara la certeza de sus miedos, al confirmar que el amor jamás llegaría.

Le dolió la despedida, quizás porque cuando ocurrió, empezaba a acostumbrarse a su estadía, nunca le había sido fácil estar como decir adiós. La ausencia era tan común en él que ya no se reprochaba los pocos intentos que hacía por quedarse en los lugares donde se sabía necesitado. No le gustaba atarse cuando eso implicaba verse forzado a acelerar los designios de su corazón.

Cuando consiguió que se fuera ese recuerdo de su cabeza, sintió en su piel el viento de la noche fría, palpó de nuevo esa nostalgia ajena, sin sentido, la percibía como una sombra que no le pertenece, y sin embargo, se adueña de un cuerpo que no le corresponde; así pasaba con esos recuerdos lejanos, llegaban ahora a invadir un espacio que ya no era de ellos, lo tomaban como rehén cuando él se había sabido preso desde siempre de las incesantes nostalgias que habían dejado en su vida todas las mujeres ausencia, todas las mujeres pasado, todas las mujeres sombra que se llevaron un poco de su luz. Cansado de esas emociones y anticipando una noche de insomnio, se levantó de la cama decidido a acabar con sus constantes incertidumbres y desvelos. Reunió todo lo que significaba algo en su corazón, incluido el libro que ella le regaló, pensando en desecharlo. Pero a los pocos minutos dejó todo a un lado. No necesitaba revivir recuerdos y reabrir heridas. Lo que necesitaba era portar la marca de una nueva cicatriz y sabía cómo lograrlo, no había otra manera que dejar que las letras se llevaran el recuerdo y lo intercambiarán por olvido, entonces tomando su antigua libreta de poemas y una pluma que estaba por ahí, comenzó a escribir…

«Me despertó el recuerdo…»

 AHE

Anuncios

Permalink 1 comentario

Flores y ausencia

15 junio, 2013 at 23:59 (literatura) (, , , )

No lo supe entonces, sino años después, la razón por la que ella se volvió mi mayor obsesión, fue por haber sido la única mujer que resultó inmune a mis palabras y mis letras. Con tantas otras jugué y ella me hizo pagar por ello.

Yo era, en aquellos días inciertos, un incipiente escritor que gozaba de un éxito inesperado; siempre rodeado por mujeres, seductor consumado, apasionado del amor, tan cercano a ser infiel, la lealtad era una palabra desconocida para mí. Conocerla a ella pudo haber sido un buen estimulo para cambiar, desgraciadamente fue una oportunidad que no quise aprovechar. Acostumbrado a obtener las cosas fácil, sin esfuerzo, ese amor digno de atención se escapó de mis manos, se filtró y se diluyó, como sombra en medio de las tinieblas de la noche, huyendo de esa vida artificial, efímera, sin apegos, como la que entonces solía llevar.

Me di cuenta que la poesía sirve para enamorar, pero también y creo, aun mucho más, sirve para revivir dolores profundos que por ello se creían olvidados, aunque no lo estén. Así sucedió con ella, no me alcanzaron las tardes para añorarla, menos las noches para llorarla; por tanto el tiempo de los días me resultaba insuficiente, debido a que lo perdía en el inútil esfuerzo de reemplazar su recuerdo, intentando perder la memoria y el amor en el tráfago de recorrer otras vidas, conociendo a otras mujeres que, aunque bellas, no lograban hacérmela olvidar.

Ella no solo era costumbre, siempre fue un recuerdo violento, una obsesión a la que atribuía mi nostalgia, cercana y presente en los recuerdos largamente repetidos. Pero así pesa la ausencia cuando se tiene todo lo que nunca se buscó y es negado lo importante; el sueño del amor verdadero.

Por eso, cuando me di cuenta de lo fútil y cansado que resultaba pasar la vida extrañándola, me vi de nuevo regresando a aquellos años, como un alma en pena que recula sobre sus pasos buscando la vida que perdió. Sin embargo, una búsqueda inútil me aguardaba, porque entonces no sabía que ella verdaderamente era el fantasma de un pasado que pude haber dejado descansar, pero no lo hice y ahora me tortura, porque todos los días sigo recordándola, continuo sufriendo por ella; esta vez acompañado por flores que ella no puede ver, tampoco tomar entre sus manos, porque quién las recibe es una fría lápida, que no ve mis lágrimas y mucho menos escucha mis palabras.

 

Imagen

 

AHE

Permalink 4 comentarios

No éramos nada, solo sueños.

12 febrero, 2013 at 21:17 (literatura) (, , )

No éramos nada, solo sueños.

Efímeros, lejanos, sin dueño.

Una mirada fugaz, un destello,

bastó para coincidir en ti.

 

Hoy somos, sin miedos.

 

No éramos nada, solo sueños.

Irreales, breves, perecederos.

Un silencio roto, una voz,

bastó para ser lugar en ti.

 

Hoy estamos, completos.

 

No éramos nada, solo sueños.

Ausentes, perdidos, intermitentes.

Un abrazo, una caricia puntual,

bastó para ser amor en ti.

 

Hoy somos, eternos.

 

No éramos nada, solo sueños.

Vagos, confusos, inconstantes.

Una vida, un destino sin igual,

bastó para quedarme en ti.

 

Hoy estamos, nos amamos.

 

Somos todo.  Más que sueños.

Imagen

Staring At The Sun photo by: [n|ck]

 

 

 

 

 

 

 

 

AHE

Permalink 6 comentarios

Éstos son los días.

23 enero, 2013 at 0:03 (literatura)

Otra mañana gris que comienza,

gris como el color de mi nostalgia.

Pintada con recuerdos desgastados

que poco a poco desvanecen.

 

Otra tarde roja  palidece,

roja como la sangre de mis venas,

infectadas sin embargo de melancolía,

que poco a poco la corrompe, oscureciéndola.

 

Otra noche negra y fría que termina,

negra como el color con que mi soledad se muestra,

tan vacía y carente de motivos,

como lo es sin ti, esta ausente vida.

blackwhite-dark-flash-1560071-h

Day #8 (Hallway) Photo by: seanmcgrath

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

AHE

Permalink 1 comentario

Mujer de niebla

28 octubre, 2012 at 19:47 (literatura) (, , )

Mujer de niebla, eres etérea,
eres presencia imposible de asir
siempre terminas alejándote de mí.

Mujer de niebla de recuerdos obtusos
en mi todo eres la nada,
eres nostalgia de lo que nunca pasó.

Mujer de niebla, nunca supe decir adiós
terminé cubierto por tu gris ausencia
varado en un tiempo donde ninguno existió.

Mujer de niebla, queda en el ambiente solo tu ilusión,
tengo miedo de abrir los ojos, porque corro el riesgo
de saber que el que no existe.. soy yo.

image

AHE

Permalink 4 comentarios

La extraña a mi lado

20 julio, 2012 at 19:28 (literatura) (, , )

I.

Un hotel, un cuerpo y una despedida. Recuerdos, confusión y soledad. Son los únicos pensamientos que de ella le quedan, porque su presencia se convirtió en otro fantasma más que llegará a sus sueños sin anunciarse, sin que él lo espere y lo deseé. Y que le dejará el recuerdo difuso de una chica de la cual le será muy difícil recordar su rostro, y aunque la volviera a ver no la podría reconocer, en tanto que su mente se acostumbró a no guardar recuerdos; su corazón emociones y sentimientos.

Se despertó después de un sueño intranquilo, se encontró sobre su cama, mirándose al espejo, se sintió convertido en un monstruo que solo vivía para saciar en el placer del sexo, su soledad congénita. Deseó dormir un poco más, pensando en que los minutos de sueño que le robaría a la mañana, le permitirían descansar y olvidarse de sus pensamientos. No pudo hacerlo. Sintió un insoportable dolor de cabeza, se levantó y fue al baño, pensando que una ducha desaparecería ese intenso dolor. El agua helada lo reanimó un poco, para dar paso al frío en su cuerpo que lo hizo olvidarse del dolor de cabeza; siempre fue así, buscaba sustituir las sensaciones que sentía por otras que inventaba. Se buscaba problemas para olvidarse de los que tenía, el mismo dolor lo hacía desaparecer provocándose uno nuevo.

Abrió el refrigerador buscando algo para comer, pero no halló nada, solo había un par de cervezas, verduras en descomposición, y comida en mal estado. No le sorprendió, puesto que desde siempre había sido así, no le preocupaba nada, incluso el procurarse un poco de alimento, su mismo departamento reflejaba el caos de su vida, que a veces se ordenaba un poco, no porque él lo hiciera sino porque dos veces por semana iba Marlene a hacer el aseo de su departamento, la mujer que su madre contrató y que en repetidas ocasiones había sido también su amante.

El ruido de la televisión lo distrajo, miró el reloj eran las 3:00 p.m. se quedó observándola por un momento, no era una actividad que disfrutara, solo le servía para pasar el tiempo, tan rutinaria se había vuelto esa costumbre que el televisor encendía siempre a esa hora, porque era cuando le gustaba despertar. Se sorprendió un poco al ver que había despertado antes de lo habitual, pero era solo una consecuencia de la gran cantidad de alcohol que había ingerido la noche anterior y que le provocó el dolor de cabeza que perturbó su sueño.

Al dar las 10:00 p.m. decidió continuar con su rutina, salió de su departamento, abordó un taxi que lo llevó a su lugar preferido, el bar de Rogelio, un antiguo compañero de la facultad, quien siempre lo recibía y atendía sin cobrarle nada, porque le gustaba tener alguien con quien conversar, aunque esa no era precisamente la mejor de sus cualidades, sabía sin embargo escuchar y para él, eso era suficiente.

Así era como transcurría su vida, buscando siempre algo, buscando siempre a alguien, miraba a las mujeres que acudían al bar, de inmediato descartaba a las que se encontraban acompañadas, su atención recaía en las que se encontraban solas, sabía que eran las que potencialmente podían terminar pasando la noche junto a él. Elegía a cualquiera, no importaba su apariencia, prefería sin embargo, a las que como él mostraran un aspecto solitario, la experiencia le había enseñado que eran las que presentaban el menor peligro para su estabilidad emocional, porque no tendría que preocuparse por lo que pudiera pasar después, no buscaba tener un apego emocional, y con ellas sabía que saciada la pasión, el único precio que tendría que pagar sería solo otro recuerdo que acrecentaría su sensación de soledad; un precio duro pero siempre terminaba pagándolo, a pesar de que le hacía recordar la peor de sus vivencias; el sentirse ignorado por todos y querido por nadie, lo llevó a buscar afecto en personas equivocadas, arrojándolo al profundo abismo de la incertidumbre del amor, donde nada era seguro, solo la certeza de que eso podía acabar en cualquier momento, aun sin mostrar señales de ello, y arrancar de tajo las ilusiones de los amores irrisorios, esos que busca tanto y a los que está tan habituado.

No le quedaba claro como inició con esa vida, solo recuerda que hace mucho tiempo, experimentó el vago placer del sexo sin amor, en un cuarto frío y sucio, en un lugar oscuro, bajo un techo desconocido, encima de una mujer sin nombre que aceptó el dinero que él ofrecía a cambio de soportar sus caricias. A través de los años ha tenido muchos encuentros como ese, han sido tantos que considera que es el único tipo de amor, que puede existir entre dos personas.

En medio del silencio de otra madrugada fría, se despertó y no encontró nada que lo hiciera sentir feliz, solo sintió la soledad que ha padecido desde hace mucho tiempo, una sensación que cada día crecía más. Aunque ante los demás intentaba esconderla, era inútil. Sin embargo cree que es un sentimiento al que se ha acostumbrado, ha olvidado cuándo fue la última ocasión en que vivió instantes felices, y también, cuándo fue que sus acciones no fueron guiadas por la depresión, a veces ha sentido algo más, como una mezcla de sentimientos desagradables que muchas veces no sabe definir bien: enojo, melancolía, apatía, desilusión. Pero sabe que como regla general desembocan en uno solo, más grande y más difícil de soportar, un sentimiento que es ya inherente a él, llamado soledad, y que hoy, a sus 28 años, tiene una duda acechante que lo invade, y ésta es, la certeza de saber que pase lo que pase, sin importar lo que haga o lo que pueda vivir después, aun y cuando alcanzara sus sueños o la felicidad completa junto a alguien a quien pudiera amar, siente que la soledad nunca se irá, estará siempre conviviendo con él, esperando el momento en que, terminado todo, la busque como el refugio de su ser, porque en ese lugar es muy difícil que sus miedos lo puedan acompañar, y al menos, por un instante pueda liberarse y olvidarse de ellos.

Está consciente de sus limitaciones y carencias afectivas, sabe poco de la vida y del amor, porque la experiencia rutinaria le ha hecho entender que al final de cada instante feliz, siempre lo estará esperando el vacío melancólico de siempre, para invadirlo y golpearlo con la fuerza necesaria, hasta que al fin entienda que debe salir de esa vida perniciosa, triste y miserable que se ha buscado sin quererlo, ni anhelarlo.

En medio de su larga introspección, le ha visto por fin la cara a su realidad, un vistazo en ella, lo hizo comprender la inmensidad de un mundo frio e insensible que se le viene encima. En madrugadas como esa en las que despierta lleno de desolación,  analiza su vida, se siente cansado por el hastío, piensa que es demasiado, más de lo que un hombre como él puede soportar y quisiera tirarse a dormir un día entero para olvidarse de todo, se pregunta por qué la soledad le duele tanto, que hasta le produce placer.

Pero a últimas fechas, le pasaba una cosa extraña. Aunque siempre fue bueno para seducir chicas, no era eso lo que lo atormentaba, solo deseaba entender por qué se había transformado en la persona que más detestaba ser, su padre. De quien había aprendido poco, solo lo peor de él, heredó la arrogancia de sentir que podía conseguir placer con cualquiera, por el simple hecho de desearlo. ¿Seria la soledad el justo precio que debía pagar, al haber sido criado en una total ausencia de amor y de respeto consigo mismo y con los demás?

II.

Transcurriendo su vida entre bares y soledad, esa rutina habitual que tanto disfrutaba, un día su mundo comenzó a girar, Rogelio le comentó que desde días atrás, una mujer preguntaba por un hombre, la descripción encajaba con él, se refería a un tipo taciturno que cada noche se le veía acompañado por una mujer diferente, él jamás mencionó que conociera a una persona como la que ella buscaba, sabía que él no deseaba de ellas más que una relación de una noche, sin embargo, la habitual insistencia de aquella mujer lo obligó a comentárselo, contrario a lo que supuso, su comentario no provocó en él ni la mínima sensación de curiosidad. Quien quiera que sea, estoy seguro de que no la recordaré. Pensó, y trató de no darle importancia a lo mencionado por su amigo.

Aquella misma noche, se acercó una mujer, eso no tenía importancia porque estaba habituado a ello, no eran pocas las que se acercaban atraídas por su aspecto, buscando algo, conversación o simplemente unos tragos, pero la que se presentó aquella noche era diferente a las demás, se distinguía no solo por su belleza, si no por su elegancia.

—Hola, sé que no me recuerda, pero hace unos meses estuve en este lugar, pasaba por una situación muy difícil y decidí entrar a tomar algo y olvidarme por un momento de los problemas que me atormentaban,  ­­­­— La voz que surgió de ella, denotaba la ansiedad de quien por fin encuentra lo que estaba buscando.

—Cuando estaba a punto de retirarme, se acercó a mí y me invitó una copa, dudé en aceptarla, pero necesitaba hablar con alguien, así que dejé que lo hiciera, sé que no recuerda nada de lo que comenté aquella noche y es lo mejor, “siempre es conveniente no saber mucho del pasado de las personas”, fueron las palabras que pronunció cuando quise saber algo sobre usted.

—Ahora, estando aquí, he roto la promesa que le hice, me pidió que no lo buscara y olvidara lo que vivimos aquella noche, pero no pude, porque su recuerdo acude a mí, mis sueños están llenos de su presencia, aun resuena su voz en mis oídos, todavía tengo la impresión de sus labios sobre mi cuerpo, sé que lo prometí, sin embargo aquí estoy, vine atormentada por la añoranza. Sé que me olvidó porque prometió buscarme y no lo hizo. — Las últimas palabras sonaron como un reproche que él no estaba dispuesto a aceptar.

—Prometo muchas cosas para obtener lo que quiero, así es como soy.  Tú también conseguiste algo, querías a alguien que escuchara tus problemas, y… — por un momento dudó en decirlo.

—¿Y qué? —preguntó ella.

—Y te brindara placer— dijo al fin. — Al menos en eso te cumplí. — Agregó con voz cínica.

—¿Alguien te ha dicho que eres muy bueno en eso? —preguntó en forma provocativa, ya sin la timidez del principio, confiada de que no sería rechazada.

—Todas lo dicen, si no con palabras, al menos con las señales inconscientes de sus  cuerpos.

—Yo no te busqué por eso.

— ¿Entonces qué fue lo que te motivó a buscarme?

— Porque percibí en ti una soledad que te has cansado de llevar, a mí me pasa lo mismo, por eso estoy aquí, para que la compartamos y dejemos de vivir cada uno en soledades individuales­.

—¿Qué te hace pensar que quiero compartirla contigo? Es cierto que eres una mujer hermosa, pero eso no es suficiente.

—Sé que puedo hacerte feliz si me dejaras acercarme a ti… —Su voz sonaba ansiosa y no quería que él lo notará, pero en su mirada percibió un cierto brillo que le demostró que no le era indiferente su propuesta, así que antes de que él pudiera decir algo, ella habló primero, liberando las palabras que había buscado decir desde el principio.

—Te propongo conocernos, jugar a enamorarnos, si se presenta la ocasión, amarnos profundamente, y si no funciona o no soy lo que buscabas, siempre nos quedará el recurso del olvido.

Fue todo lo que ella dijo, no pudo decir más, no importó, su argumento sincero le bastó para entender cuánto tiempo había estado buscándolo.

Él no dijo nada en ese instante, ni mostró reacción alguna ante aquellas palabras, pero por dentro analizaba las implicaciones de esa propuesta. Jamás lo había querido aceptar, pero desde tiempo atrás deseaba tener la oportunidad que ella ahora le brindaba, ansiaba conocer a alguien, preocuparse por ella, y sentir que alguien más lo hacía por él, aunque solo fuera un bálsamo que momentáneamente aliviara las cicatrices que la soledad le había marcado profundamente en su alma. La verdad él deseaba que se borraran para siempre y con ello muriera una parte de su ser, con la que había aprendido a vivir, de la misma forma que se aprende a tolerar un pequeño dolor. Al principio no le dio importancia, pero con el transcurso del tiempo comenzó a hacerse insoportable, porque sin darse cuenta invadió totalmente su pensamiento y cuando intentó terminar con ello, fue demasiado tarde, no lo pudo lograr, lo peor es que pensó que si lo hacía, la marca que dejaría sería mayor que el daño mismo; sentía temor de que la secuela pudiera ser más lastimera que la enfermedad que la causó.

La soledad que ha definido su vida y que ahora quiere alejar, encuentra que es muy difícil, ha echado raíces muy profundas en él que sabe que le costará trabajo quitar, porque están tan impregnadas en su alma que al quitarlas invariablemente le causarán un dolor muy amargo, es por eso que siente temor.

—Tal vez sea un error que te deje entrar a mi vida, quizás de mí solo consigas dolor y olvido, incluso aunque te esfuerces puede que yo nunca sienta nada por ti, solo el deseo natural que se siente por cualquier mujer. —Respondió al fin, tras salir de su profunda introspección que ella supo respetar.

—Yo me he dado antes la oportunidad de conocer y vivir el amor aunque también eso conlleve un poco de dolor, pero por tus palabras entiendo que tú nunca te has dado la oportunidad de amar a nadie, no tiene por qué ser así, todos debemos vivir el amor al menos una vez, aleja tus profundos miedos y deja de dudar, si no puedes lograr sentirlo conmigo, no te preocupes, yo sabré entender. Si al cabo de un tiempo no consigues quererme, entonces me alejaré, sin reproches, y podrás ejercitar eso que muy bien conoces: el olvido.

Fue una respuesta concisa, ella era una persona directa a la que no podía evitar con sus rodeos, con sus engañosas respuestas. Así que sin pensarlo más, decidió liberarse de sus cadenas y se lanzó a ciegas a un posible abismo.

—Siempre he llevado mi vida de forma segura, sin riesgos de ningún tipo, pienso que el amor es un mal innecesario, enloquece y hace sufrir cuando no es recíproco, pero sé que tú lo has vivido y no has dejado de buscarlo, puede que sea yo quien tenga un concepto erróneo del mismo. Nunca lo he tomado en serio, puede que deba hacerlo, nada daña tanto como la soledad, si a ella he sobrevivido, también podría hacerlo al amor, no es garantía de que te pueda llegar a amar, pero eres una mujer atractiva e interesante y me gustaría conocerte seriamente.

Lo anterior lo había dicho mirándola a los ojos, pero más que mirándola a ella, se estaba mirando a través de ella, reflejándose en sus ojos, eliminando sus dudas y dándole a conocer uno de sus miedos: amar con el temor de no ser correspondido.

—Muy bien­—Contestó ella, —ahora deseo conocer algo más de ti, tu amigo, el dueño de este lugar, no pudo o no quiso decirme nada­.

—¿Qué deseas saber?­—Inquirió él.

—¿Qué haces además de pasar las noches aquí? ¿Tienes algún empleo? — Preguntó ansiosa.

—Eso lo irás conociendo con el paso de los días, prometo contarte todo, pero yo tengo una pregunta, pocas veces la hago, pero contigo será inevitable—guardó silencio por un instante, dio un tragó a su copa y mirándola nuevamente a los ojos, preguntó— ¿Cómo te llamas?­

—Me llamo Sofía…—Quiso decir algo más, hacerle un reproche, pero lo evitó… porque le había dicho su nombre la primera vez que se vieron, incluso él lo había susurrado mientras le hacía el amor, pero como todo lo que pasó esa noche, él lo había olvidado. Era algo que ella pronto comenzaría a entender.

—¿Cuál es el tuyo?—Se limitó a devolverle la misma pregunta. Entendía que debía actuar con cuidado o solo conseguiría que él se alejara, como siempre, como con todas.

—Martín —Fue su parca respuesta…

III. 

Otro hotel, la misma piel, pero esta vez el encuentro contrastó en que no hubo despedida como antes, solo un poco de nostalgia. Aunque de ella le quedaban pocos pensamientos tal vez difusos, pero la recordaba, después de besarla, la sintió igual que la primera vez, era una piel que no había olvidado, eran besos que tenía presentes, su presencia dejaría de ser ese fantasma que llegaba a sus sueños y lo torturaba, porque la miró y la pudo reconocer, era el mismo rostro que llegaba a sus sueños y lo encontraba  en él, su mente guardó ese recuerdo, su corazón alojó por primera vez una pequeña emoción.

Cada noche, por los últimos tres meses, siguieron frecuentándose, se habían reunido en el bar, luego cenado, y como siempre después de cada cita, terminaban en su departamento haciendo el amor. Esa convivencia habitual que había mantenido con ella, estaba dando frutos, su paciencia, su ternura y su alegría sin igual, estaban transformando su forma de ser, cambiaban cada momento su manera de concebir la vida, había comenzado a odiar su soledad y le había despertado un hambre de quedarse y de amarla de forma intensa, estaba cansado de ser una constante despedida y una eterna ausencia, a su lado entendía que no siempre debía ser así, sus miedos estaban justificados entonces, si no se dejaba conocer además de ser por el miedo, era porque algo dentro de él le indicaba que tantas otras no eran las indicadas, y el desgaste sufrido en tantas noches, desahogando la soledad en cuerpos desconocidos, eran una expiación necesaria, a fin de estar libre de ese vacío que se había formado como protección y barrera ante quien deseará acercarse a él.

No conoce el amor y no sabe si a eso que lo invade pueda llamarlo así…

Las mañanas han sido desde entonces diferentes, a causa de ese sentimiento que poco a poco ha ido creciendo dentro, casi sin darse cuenta. Y es que a cada momento que piensa en eso que otros llaman amor, la imagen de Sofía llega a su mente instantáneamente, provocándole un sentimiento contradictorio, sus prejuicios son tan grandes que no sabe cómo deshacerse de ellos, son fuertes y difíciles de olvidar, aunque por primera vez, está dispuesto a convencerse de que es capaz de dar amor a otra persona, y es también capaz de recibirlo.

IV. 

Después de un sueño reparador se despertó temprano al día siguiente, solo que este amanecer fue diferente, ya no sintió la misma desolación de siempre, el mismo vacío perturbador que lo laceraba y que lo hacía huir cuanto antes de otras mujeres, de tantos  brazos desconocidos. Esta vez con ella, experimentó una sensación de plenitud. Por un instante, se sintió feliz. La miró. Ahora ella dormía. Pensando en algo que lo inquietaba por ser un sentimiento desconocido, al tenerla tan cerca, sentía la urgencia de abrazarla,  besarla y descubrir lo que su alma guardaba para él. La besó tiernamente, y se quedó dormido de nuevo, no lo supo entonces, pero se había comenzado a enamorar.

Al cerrar los ojos, su imagen aparecía entre sueños, comprendió que mientras más deseaba no pensar, mayor era el recuerdo que lo embargaba. Era la imagen de un tenue amor que crecía. Ahora había encontrado a la persona idónea, su rostro coincidía con la imagen de sus sueños, era una premonición que le indicaba que había alguien buscándolo y que solo necesitaba dejarse encontrar. El sabía que esa sensación de plenitud, difícilmente podría encontrar en alguien más.

—¿Has tenido muchas mujeres en tu vida? —Preguntó esa noche.

—Sí, pero han sido tantas, que no las recuerdo bien, con frecuencia eran solo la sombra de alguien que desaparecía sin hacer ruido por la madrugada, entonces nada me quedaba, solo el aroma de las despedidas prematuras y un amargo recuerdo con el que debía lidiar, por eso me volví experto en olvidar. — Respondió.

—Aunque las otras mujeres jamás significaron nada. — Repuso a modo de defensa.

—No mientas, alguna huella deben haber dejado.

—Ninguna, solo la de la soledad y alguna cicatriz interna en el corazón, que limitaban el amor.

—Se sincero conmigo.

—Lo soy. Con frecuencia busqué en ellas lo que no tenía en mí y era una tontería querer recibir lo que yo no podía ofrecer, y un día entendí que si daba mi soledad y entregaba mi vacío interno, solo eso recibiría. Solo coseché soledad en cada cuerpo que se entregaba a mí, en aquellas mujeres tan solitarias, inclusive más que yo.

— ¿Disfrutabas las noche así, en medio de esos encuentros furtivos? —Cuestionaba tratando de entender cómo había sido su vida antes de que llegara ella.

—Era el único tipo de cariño que había recibido, el único tipo de amor que conocía, ni siquiera sé si a esos encuentros se les puede llamar amor. Solo estaba presente el deseo y cuando este se terminaba, no había un lugar, ninguna mujer que contuviera mi soledad, por eso huía sin dejar huella en la vida de nadie.

—Debe haber sido difícil afrontar la vida de esa manera.

—Todo en la vida es costumbre, y si no recibes amor, te acostumbras a vivir así. No disfruté nunca de esa vida, pero era lo único que tenía, y por eso me aferraba a ella, era un simple naufrago desesperado que se aferraba a lo que tiene cerca para no hundirse, aunque con el tiempo, eso termina por sumergirnos más. Así fui yo antes de conocerte, me adentré en una oscuridad que no merecía. Había escuchado historias del amor, del sexo motivado por ese sentimiento, y a tu lado, he comprobado que es diferente.

—No intentes mentir para halagarme. — Expresó un tanto molesta.

—No, ya sabes lo que siempre han dicho del sexo, que es diferente cuando…

—¿Cuándo?

—Cuando quieres a alguien. Nunca había querido a nadie… hasta ahora.

Con un beso selló sus labios, esa breve charla le bastó a ella para saber que había conseguido penetrar la dura barrera de su soledad. Su paciencia rindió frutos, se había ganado su corazón, porque siempre supo que el amor es más un acto de lucha, de perseverar, de estar, de entregarse incondicionalmente sin forzar, de no desfallecer incluso en los días más grises del desencanto. El amor es armarse de valor y encontrar en una persona ordinaria virtudes, e inclusive defectos, que convirtieran a ese alguien en especial.

Él, ahora comprendía que la que un día fue la extraña a su lado, se convirtió en la mujer destinada, con la que se despidió de sus miedos, en quien desvaneció una melancolía insulsa y junto a quien aprendió a amar.

Supo entonces que el tiempo infinito de su soledad, había por fin terminado.

AHE

Permalink 5 comentarios

Cielo nocturno

13 julio, 2012 at 19:39 (Sin categoría) (, )

Cielo nocturno, intenso viento frío,

en el horizonte solo luces citadinas,

ciudades en penumbra; capitales del olvido,

encierran el horror nostálgico del amor perdido.

Viajero solitario hacia un destino indefinido,

no observa el horizonte que lo mira, nada lo guía,

desorientado camina con la mirada perdida,

vaga triste cargando el equipaje de la melancolía.

En el ocaso de su vida sabe que transita sobre ruinas.

Las huellas que lo guiaron, caminos que se borraron.

parques abandonados asemejan lugares desolados,

tantos recuerdos de amor que para él se terminaron.

Mirando el cielo se detiene a pensar en ella,

cierra los ojos reaviva su imagen por un instante,

reapareceré el recuerdo de todo lo que perdió:

una mujer tan lejana que al recordarla revive su dolor.

¡Es absurdo recorrer tantas calles del recuerdo!

Ya no camina, en su mundo avanzar es retroceder.

No queda más destino para su corazón deprimido,

es solo alguien que por el desamor ha sido vencido.

Se pierde entre las sombras nocturnas de siluetas anónimas,

avanza sin rumbo, donde sabe, otro amor nunca encontrará.


camino-de-la-torre. Imagen: Mazintosh

AHE

Permalink Dejar un comentario

Divagaciones y recuerdos.

22 abril, 2012 at 20:18 (literatura) (, )

En cada momento, a cada paso, sin importar a donde vaya, encuentro huellas, cicatrices, voces, vestigios de que alguna vez estuviste aquí. Entre estos brazos, bajo esta piel, abarcando cada espacio de la habitación, llenando cada instante de mi tiempo, inyectándome de vida, diluyendo con tu presencia esta soledad que me abrumaba.

Pero solo son premoniciones que vaticinan que tu recuerdo estará presente por largo tiempo, me anuncian que dejar de pensar en ti será algo complicado, porque sin importar cuanto me acercaba, siempre rehuías, tantos puentes construí que de nada sirvieron porque únicamente encontré barreras en ti.

De pronto en medio de esa cercanía aparente, nos fuimos recortando las llamadas, las salidas, el tiempo juntos, hasta que un día volvimos a ser lo que siempre fuimos: dos extraños.

Todo se perdió, solo quedaba tu voz que a veces llamaba y mis cartas que recibías sin leer, que no era lo suficiente para animar nuestras soledades.

Envueltos en esta distancia ficticia que volvimos tan real, cuando quisimos terminarla, estábamos tan lejos el uno del otro que fue mejor seguir inventando lejanía en memoria de los buenos tiempos vividos y no dejar que una cercanía que no deseabas, nos llenara de amargura los bellos recuerdos.

La inevitable e impostergable partida sucedió, una cruel despedida que solo dejó destrozos, aumentando con ello la desidia en mi corazón, esta apatía desgastante que acaba con mis débiles ganar de amar, te marchaste lentamente convirtiéndote en uno más de mis recuerdos dolorosos.

Desde ese día no quiero recordarte, intento perder la memoria a cada paso, pero cada paso me lleva de nuevo a reconocerte y reconocerme en tu imagen que a veces parece irse quedando atrás, desvaneciéndose en un tiempo que ahora está tan lejano como nosotros de él, pero es sin embargo un espejismo que confunde, de pronto cierro los ojos y esa imagen que creía tan distante, reaparece y se vuelve nítida, creciendo en mi mente, llenándola de forma tal que no me queda espacio para pensar en nada que no seas tú.

Entiendo que tu belleza hiere, duele saber que me duele, porque es igual el miedo de volver a encontrarte, como de perderme en la inmensa nostalgia que se agolpa en cada calle de esta ciudad tan llena de ti, tan llena de nosotros, tan llena de lo que fuimos.

Va a tardar en llegar y no me importa, lo habré esperado mucho tiempo, inevitablemente tendré que partir, esperando tropezar con él en este largo camino.

El tan anhelado y a veces necesario olvido.

AHE

Imagen

Photo by: laurenewalters

Permalink 4 comentarios

Soledad

10 abril, 2012 at 17:13 (literatura) ()

La que llena mi pensamiento, me aniquila y envenena,

porque en este camino infinito lleno de oscuridad

a cada paso siento como falta el aire para respirar.

O soy solo yo el que, cansado de esta condena,

de esta carga congénita de total infelicidad

intento de cualquier manera simplemente olvidar.

 

Olvidar que me ha invadido, que es una huella

que con el paso del tiempo parece aumentar,

vestigio imborrable de esta, mi triste realidad.

Más  tengo la esperanza de reencontrarla a ella

para que su sola presencia me haga recordar

los momentos que vivimos llenos de felicidad.

AHE

Permalink Dejar un comentario

Soy lo que tú eres.

24 marzo, 2012 at 12:41 (literatura) (, , , , , , )

Sol:

Eres un artista del amanecer,

pintas de infinitas tonalidades el cielo,

y cuando me despiertas

te veo inundando los verdes valles

donde el horizonte está lleno de ti.

Luna:

Eres un ave nocturna,

elevando sus alas

rumbo al firmamento

y dejas secuelas en la noche,

agujeros de amor profético.

Viento:

Eres un canto de vida,

cuya voz es el silencio

que viaja veloz y sereno.

Vagas libre, sin impedimentos,

hacia un destino: la eternidad.

Noche:

Eres el misterio que no alumbra

con tu inmensa oscuridad desolada,

sin embargo tu tragedia es sucumbir

a la primera e imperiosa llamada del día.

Eres luciérnaga que muere ante la luz.

Paz:

Eres el camino que ya nadie transita,

perdida en el orgullo del hombre,

nadie te ve, porque están doliéndose.

Yaces en la cueva del ego, escondida.

Perdiéndote lejos, en alguna parte.

Amor:

Eres el que me busca sin descanso,

para que descanse en tu regazo,

el que sabe que lo necesito.

El que me llama y al cual nunca acudo.

no esperas nada, solo que atienda tu llamado.

Naturaleza:

Eres el poema vertido en el árbol

en espera de ser leído por alguien,

que grita sin cesar ser respetada.

Eres ocaso que, tristemente perece,

en la sombra de un viejo y caduco planeta.

Vida:

Eres aquello que alguna vez perdimos.

En el camino volveré a encontrarte intacta,

como si nadie jamás te hubiera robado.

Eres esa llama que se bate desnuda,

en una eterna lucha con la muerte.

Esta entrada es el resultado de otro poema, llamado “Soy”. La idea original es de una excelente amiga y escritora (transmitidora de emociones, como yo la llamo) @la_bio.

El mérito es completamente de ella, este servidor únicamente se limitó a ordenar palabras, anexar puntos y comas, si acaso me tomé el atrevimiento de darle un enfoque distinto a sus palabras.

Este poema es para ti

Maite

                                                                          AHE

Permalink 2 comentarios

« Previous page · Next page »