Otoño

4 diciembre, 2010 at 23:41 (literatura) (, , )

<p><a href="http://www.freedigitalphotos.net/images/view_photog.php?photogid=1256">Image: Evgeni Dinev / FreeDigitalPhotos.net</a></p>

Son sus labios carnosos color carmín

como un fruto maduro, delirante y prohibido

que al besarlos y morderlos

te hacen sentir un placer sin fin.

Por un momento te sientes desinhibido

en aquella noche oscura

donde las caricias de amantes invisibles

que se prodigan sin premura

no se ven, tan solo se sienten

el sonido de los besos no se escucha

pues se pierde entre los suaves murmullos

ahogados suspiros de amantes encendidos

que sin temor a nada desbordan sus ansias

calman sus deseos, como juegos de infancia

y sin lujuria, viven un amor puro y tierno

sin prejuicios que lo conviertan un infierno.

De los árboles caerán las hojas

y aunque es otoño y el viento sopla

los amantes se consumirán entre las llamas rojas

de la pasión que nace cuando dos cuerpos se acoplan.

 

Permalink Dejar un comentario

Tu alma vacía

5 noviembre, 2010 at 1:00 (literatura) (, , , )

En sueños recurrentes vienes a mi mente

como imágenes incontrolables y perdidas.

¿Eres alguien a quién yo amé?

¿O eres solo un invento, fútil compañía?

 

Eres deseo, pasión que fácil se extingue

ansiedad por tenerme cercana a ti

¿puedes dejarme descansar?

antes que mi locura acabe contigo.

 

Gran tontería enamorarte sin haberme conocido.

De nuevo estás aquí arreglando las cosas

cansada del tedio de sentirme aburrido

¿Qué haces esperando que vuelva a ser como era contigo?

 

¿Te gusta verme sonreír? la insistencia que detesto

lo sabes y sin embargo lo olvidas, yo recuerdo.

Voy viajando lejos de ti, de tus ideas,

las palabras (adiós, se acabó) olvidé decirlas.

 

Más a mi regreso me disculpas

vas a decir que soy todo aquello que no soy

no respondes, nunca dices lo que no te gusta

te da pena conmigo como si fuera el ofendido.

 

Caes en la cuenta que necesitas lo que no puedo darte

y pagas por mis errores, sufres por mi misantropía.

Sé que si lo permito estarás aquí por siempre

soportando mi impaciencia, llenándote de mi melancolía.

 

No sé porque sigo aquí ni hacia donde voy

y no lo puedes entender aun me encuentro afuera

tal vez nunca conteste, no te importa

como decirte la verdad cuando no quiero.

 

Porque quiero irme ya, no puedo, algo me detiene

no sé si estaré aquí hoy o mañana

preparando la inevitable despedida

que no muy lejos se encuentra…

 

No hay alguna disculpa, alguna razón, algún comentario

no siento nada por ti no significas algo en mi vida

deseé que no te ilusionaras, el ideal siempre termina

a la larga fue no solo una advertencia la tristeza continua.

 

AHE

Permalink Dejar un comentario